Peligrosa batalla hotelera en Montevideo con rebaja de tarifas

habitacionDarío Queirolo / El incremento de hoteles en Montevideo, o cualquier otra ciudad, es un buen síntoma y se debe interpretar como varias buenas noticias. En primer lugar significa que inversores, uruguayos o extranjeros, confían en la economía de la ciudad y el país para colocar sus dineros. Luego vienen la construcción del hotel y su equipamiento, que involucra a cientos de proveedores y miles de horas de mano de obra. Finalmente, una vez inaugurado, decenas de personas trabajaran en el establecimiento, y otra serie de proveedores entraran en acción.
Abreviando, la apertura de cada hotel, significa, entre otros, la inversión de millones de dólares, nuevas fuentes laborales y nuevos aportes en calidad de impuestos.

Con esas cifras, el Gobierno Nacional y la Intendencia de Montevideo, estarán siempre encantados con el arribo de nuevos hoteles. Eso es un hecho y no se puede pretender que las autoridades piensen jamás en limitar la apertura de los mismos.

Por otro lado, a mayor cantidad de hoteles, mayor competencia. La competencia es buena para enriquecer el abanico de opciones que se le presentan a los viajeros que quieren viajar, en este caso a Montevideo.

Vamos ahora a un tema crucial para todos, la ocupación de las habitaciones. Mientras existan períodos de alta demanda, los hoteleros no tendrán ningún problema con la apertura de uno, diez o cien nuevos hoteles por año.

La complicación aparece durante los periodos de baja demanda.

Es entonces cuando, en primer lugar, los hoteleros y las asociaciones que los agrupan deberán analizar las razones que generan esos períodos. Las razones serán múltiples. Y por cada factor que incida en la baja ocupación, deberá existir una propuesta para revertirla.

En algunos casos las propuestas deberán ser creadas exclusivamente por los hoteleros. En otros casos, por las autoridades, como fueron los beneficios otorgados a los turistas no residentes desde hace unos años. En mayo de 2018 el gobierno redujo el porcentaje en el descuento del IVA y tal vez haya que volver al descuento del total del iva.

Pero, en mi opinión, la mejor solución radica en el fortalecimiento y enriquecimiento del destino desde todo punto de vista. Cualquier destino poderoso y atractivo tiene muy pocos períodos de baja ocupación en los hoteles.

Hoy día muchos hoteleros y operadores turísticos confían en que el arribo de la tasa turística será la gran salvación. Como que, mágicamente, con la tasa turística se van a llenar las habitaciones de los hoteles. Y eso es un error. Pero es un reflejo del comportamiento histórico de la mayoría de los empresarios del turismo uruguayo, no todos, pero si la mayoría. Y hablo del hecho de esperar que las soluciones vengan del bolsillo de los otros, en el entendido que "los otros" son el Ministerio de Turismo o la Intendencia de Montevideo. Ahora, con la tasa turística, los dineros vendrían de los propios turistas, y no debería ser así. Con o sin tasa, es posible transformar a Montevideo en un destino imperdible. ¿Como? A continuación van tan solo cuatro acciones que, si se hacen bien, lograrán aumentar de manera permanente el flujo de nuevos turistas a Montevideo. 

LO QUE HAY QUE HACER

1. Mejorar la calidad de la atención al cliente. Aquellos que piensan que en Montevideo, o en Uruguay en general, la atención es muy buena, deben aceptar que en muchos lugares, en muchos casos, hay mucho para mejorar. Hay lugares que lo hacen bien, pero no son la mayoría. En primer lugar, donde hay que proponerse llegar a la excelencia es en la recepción de los hoteles y en la atención en los restaurantes.

2. Enriquecer la oferta turística. Esto es fundamental. Salvando las tremebundas distancias, el mejor ejemplo en el mundo lo da la ciudad de Nueva York. Todos los años agrega nuevas ofertas, nuevos shows, nuevos festivales, nuevos lugares. Es imposible pretender hacer lo mismo en nuestra ciudad, pero no se pierde nada con pensar de esa manera. La creación de nuevos circuitos y paseos no implica inversiones millonarias, tan solo requiere creatividad y empeño. A nivel regional la ciudad argentina Rosario es un gran ejemplo de cómo los privados y el sector público han armado una oferta turística fantástica, acompañada de una promoción muy bien hecha.
Los privados y la Intendencia deberán apoyar a emprendimientos como El Milongón, que brinda un buen espectáculo y abre todo el año. Y en ese sentido los privados deberán inventar otros shows y actividades que tengan que ver con el candombe, la murga, el tango. Actividades que estén disponibles todas las semanas del año. Los ensayos de las cuerdas de tambores y los ensayos de las murgas, se pueden ofrecer a los visitantes, que seguramente pagaran sin chistar una entrada accesible.
Hay que pensar, crear, inventar o copiar, paseos atractivos, distintos, divertidos.
A nivel nacional podemos ver un buen ejemplo en Colonia del Sacramento con el alquiler de los coches eléctricos con forma de autos antiguos. Desde que la flota de los clásicos carritos eléctricos de los golfistas se transformó en autos antiguos, la demanda aumentó considerablemente.

3. Creación permanente de eventos. El mismo ejercicio de crear e inventar paseos y shows, hay que aplicarlo en esta categoría. En este caso los máximos involucrados, que serán los mayores beneficiados, deben ser los hoteleros. La AHRU -Asociación de Hoteles y Restaurantes de Uruguay- debería contar con un departamento de creativos y organizadores de eventos. Todo es válido, desde un Congreso de Papá Noel, a un encuentro de motoqueros, actores jubilados o músicos en sillas de ruedas, no debe haber límite para la imaginación. Siempre y cuando se organice, sea cual sea el tema, de una manera absolutamente profesional. Es la única manera que quienes asistan, volverán a sus países hablando bien del evento y del destino.
Si AHRU no crea ese departamento, deberían ser los propios hoteleros, de manera individual, o en alianza con otros, los contratistas de los productores de eventos.

4. Promoción en el exterior. Desde hace muchos años el Ministerio de Turismo y la Intendencia de Montevideo asisten a las más importantes ferias de turismo en el exterior. Los privados que los acompañan deberían duplicar o triplicar al número de operadores que asisten actualmente. Y en caso de no asistir a esas ferias, deberían realizar excelentes presentaciones de la oferta turística de la ciudad y sus establecimientos, en puntos como San Pablo, que tiene un potencial casi interminable de turistas para Uruguay.

5. Personal idóneo. Para realizar exitosamente los cuatro puntos antes mencionados se requieren tres cosas:
Contar con personas que tengan los objetivos claros y la capacidad de elaborar un programa efectivo y aplicable en Montevideo.
Contar con un equipo que pueda desarrollar con efectividad dicho programa.
Contar con el dinero necesario para realizar en su totalidad todo lo que haya que realizar para desarrollar el programa y alcanzar los objetivos..

A propósito del último punto debo decir que nunca entendí a los inversores que están dispuestos a invertir cinco millones de dólares en la construcción de un hotel, para luego no querer dedicar más de 15 o 20 mil dólares anuales para promocionarlo.

LO QUE NO HAY QUE HACER

Hay muchas cosas que los hoteleros no deben hacer para mejorar la ocupación, pero hoy mencionaré solo una, y es la reducción continua de las tarifas.

Es entendible que en los periodos en los que históricamente decrece la ocupación, los hoteles bajen sus tarifas. Esto existe en todo el mundo. En París, Nueva York o Venecia, una habitación durante el frío invierno del hemisferio norte es más económica que en pleno verano.

El problema, grave, es cuando los hoteles aplican la rebaja en las tarifas como única estrategia para captar clientes, durante todo el año. Es una práctica que inevitablemente, en mayor o menor escala, arrastra a la mayoría a imitar esa nefasta táctica.

Con esa acción salen favorecidos los huéspedes. Muy favorecidos. Pero los hoteles, todos, pierden mucho dinero, poniendo en riesgo muchas fuentes laborales.

No hay que dar por hecho que las crisis económicas que atraviesan los países vecinos van a desestimular a sus habitantes a viajar a Montevideo. Eso es un error. Hay que pensar en que por cada argentino o brasilero que piense en cancelar su viaje, hay otros que si están dispuestos a viajar, si les damos buenos motivos.

Una habitación barata jamás debe ser uno de los principales motivos para que nos visiten. La motivación debe ser que Montevideo sea una ciudad con una oferta rica, interesante, imperdible.

Está en todos los actores del sector turístico, y en primer lugar los hoteleros, el robustecer y vigorizar a Montevideo como destino turístico.

Lleva tiempo, cabeza y dinero. Es más complicado pero es el mejor camino.

Bajar las tarifas es la solución más sencilla, y la peor.
.
Compártelo con tus amigos
banner orpheo
GALES TarPrepaga BannerGif 300x250
PU 2018
pasaportenews montevideoshopping

Síguenos en

calendario_ferias
BannerExpoviajes
Dario Queirolo 2018
DARÍO QUEIROLO

Darío Queirolo, periodista especializado en viajes y turismo, con vasta trayectoria en la industria turística.
Comenzó a trabajar como agente de viajes en 1977, en Uruguay y los Estados Unidos.
Entre los años 1978 y 1980 fue guía de turismo en New York City y Washington D.C..

Estableció su agencia de viajes, First Class World Tours, en 1980, en la 5ta. Avenida en Manhattan, New York.
Fundó la revista de turismo Infotur en 1983. 

En 1999 comienza su proyecto PASAPORTE, con el lanzamiento de la primera guía bilingüe de turismo Pasaporte Uruguay.
En el año 2005 fundó el periódico digital Pasaporte News.