Nº 502 - 17 de agosto de 2017 - Año XIII

Banner
Banner
Banner
Estémos en contacto! Síguenos en:
Concurso de ideas "Informes de Investigación en Turismo"

El viernes 18 de agosto en la Sala Arredondo del Ministerio de Turismo (Rambla 25 de Agosto y Yacaré) se realizó el lanzamiento de las bases para el concurso de ideas "Informes de Investigación en Turismo", organizado por el Ministerio de Turismo y la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII).

El concurso surge en el marco del convenio "Fondo Innovaturismo II", firmado por el Mintur y la ANII, y tiene como objetivo la generación de conocimiento en temas de interés para el sector turístico, así como la búsqueda de soluciones innovadoras que respondan a necesidades previamente identificadas.
Mujeres de Turismo se reunieron en el restaurante Sin Pretensiones

En el restó y cafetería Sin Pretensiones, el martes 8 de agosto se realizó un té para mujeres que son referentes del sector turístico, en un encuentro distendido en un ambiente descontracturado.

Asistieron la Ministra de Turismo Liliam Kechichian; Hyara Rodriguez, Directora General del Mintur; María Shaw, periodista especializada; Elizabeth Villalba, Directora de Turismo de Montevideo; Marina Cantera (SUTUR), Mónica Rossi (My Suites); Pilar Varela (Turismo de Montevideo); Adriana Careaga, (Montevideo Bureau), Doris Rodríguez (Mintur); y las anfitrionas Mariana Ramón y la chef Guillermina Bauer.

Sin Pretensiones, ubicado en el corazón de la Ciudad Vieja de Montevideo - en la Peatonal Sarandí casi Alzaibar - es un lugar con mucho encanto, mezcla de restaurante y café de espíritu uruguayo y regalería, con la calidez de una casa donde se cocina para amigos. El menú de impronta rioplatense estacional, combina a la perfección una cuidadosa oferta de productos gourmet nacionales y especialidades de la casa, que se pueden disfrutar desde la mañana hasta las 18 horas.
La policía alemana arrestó a dos turistas chinos por hacer el saludo "Heil Hitler" fuera del histórico edificio del parlamento del Reichstag. El par, varones de 36 y 49 años de edad, fueron arrestados el sábado después de ser vistos fotografiandose entre ellos haciendo el saludo prohibido.
Banner
Check IN / CHECK OUT
IN_LUCIANE LEITE. Es la nueva directora de Eventos de WTM Latin America. La ejecutiva asume el puesto y el reto de hacer crecer y consolidar todavía más el evento, que en 2018 llegará a su sexta edición.
IN_WADE JONES. Sabre Corporation (NASDAQ: SABR) designó recientemente a Wade Jones como vicepresidente ejecutivo y presidente de Sabre Travel Network.
OUT_CRISTIAN URETA. Al desvincularse de LATAM, ya no ocupa el cargo como CEO de LATAM Cargo.
calendario_ferias
Home > Turismo > El último hablante de chaná, la lengua de los indígenas de las orillas del río Uruguay

El último hablante de chaná, la lengua de los indígenas de las orillas del río Uruguay

chanaEl País de Madrid entrevista al argentino que puede hablar la lengua que se creía extinguida desde hace un siglo. El documental 'Lantéc chaná' rescata la memoria de un grupo étnico que vivió en el litoral del Río Uruguay a través del testimonio de Blas Jaime.

chana_jaime_600
El argentino Blas Jaime atesora en su cabeza un idioma indígena que se consideró extinguido durante más de 100 años, el chaná. Se lo enseñó su madre, quien lo había aprendido de su abuela, que a su vez lo heredó de la bisabuela, en una cadena de transmisión oral secreta que se remonta a siglos atrás, cuando comenzaron a ser perseguidos por los colonizadores españoles y evangelizados a la fuerza, en las orillas del río Uruguay. "Los nombres aborígenes fueron prohibidos (...) Y a las niñas que hablaban chaná les cortaban la punta de la lengua", recuerda Jaime en el documental Lantéc chaná, filmado por la directora argentina Marina Zeising.

Este expredicador mormón de 71 años no enseñó el idioma a su hija y renegó de él durante décadas. Su vida cambió cuando en una conversación casual mencionó que hablaba chaná y la noticia llegó a oídos del investigador Pedro Viegas Barros. "Los chanás no existen", fue la primera respuesta de Viegas. Escéptico, se trasladó de Buenos Aires a Paraná para verle. Y allí comprobó que el vocabulario que Jaime había retenido durante noches de enseñanza materna correspondía con el único testimonio escrito de la lengua de su etnia, el Compendio del idioma de la nación chaná, escrito por Dámaso Larrañaga en 1823 a partir de entrevistas a ancianos de esta tribu, que durante siglos vivió de la pesca y de lo que le proveían los ríos.

"Timú" le dice el chaná al hijo. "Atá" es el agua, "ata má" es el río, y "vanatí ata ma" los hijos del río, los arroyos. "Beada" -la palabra favorita de Jaime- significa madre y "beada á", la Tierra. El árbol es el hijo de la Tierra, "vanatí beada", y sus ramas se denominan "palá".

Viegas escuchó esas palabras de Jaime por primera vez en 2005. Desde ese momento, ambos se embarcaron en una odisea para reconstruir la lengua y la cultura chaná e intentar que no desaparezca. En 2010 el idioma fue incluido en el Atlas de lenguas del mundo en peligro de la Unesco y en 2014 publicaron el primer Diccionario Chaná-Español Español-Chaná. La cinta de Zeising es un nuevo testimonio de la recuperación de la memoria de uno de los pueblos indígenas que habitaron el extremo sur del continente americano.

chanas"El día que (mi hija) Evangelina se haga cargo de transmitir el chaná, yo preferiría volver a la Iglesia", dice Jaime a EL PAÍS tras la proyección del documental, recién estrenado en Argentina. Entrecierra sus ojos oscuros, se apoya en su bastón y en voz baja lamenta no haberle enseñado la lengua de niña. Cuando más tarde quiso hacerlo, su hija se negó. "Me dijo que no quería ser india, que la iban a maltratar e insultar", recuerda. El sentimiento es común en numerosos descendientes de indígenas en Argentina, un país que no reconoció los derechos de los pueblos originarios hasta 1994. Evangelina cambió de opinión al ser madre. Comenzó a estudiar chaná y ahora ayuda a su padre a dar clases a alumnos que quieren aprenderlo.

A Jaime le gustaría que además de conocer su lengua, los argentinos adoptasen algunos de los valores de sus antepasados. "El principal es el respeto a la mujer", subraya, al recordar que el pueblo chaná era un matriarcado, en el que eran las mujeres las responsables de impartir justicia y de transmitir la cultura de madres a hijas. "También el respeto a los niños y a la madre naturaleza. Los chanás creemos que es un ser vivo y que su sangre son los ríos y los arroyos", continúa. La difusión de un pedazo de la historia de Argentina le ha quitado soledad a los últimos años de su vida y le emociona hasta las lágrimas la esperanza de que su lengua le sobrevivirá.
...